El movimiento de los campeones

Averigua cómo el bailarín Matthew Ball
alcanzó cotas impensables.

Champion Article #4
«Para conseguir algo que no has tenido nunca,
debes hacer algo que no has hecho nunca».

La campaña «Los campeones no nacen, se hacen» revive el espíritu de quienes se han esforzado por triunfar siendo fieles a su estilo.
Matthew Ball, bailarín principal de la compañía Royal Ballet, es buen ejemplo de ello. Matthew es inquieto. Perfeccionista. Nunca está parado.

Como no podía ser de otra manera en uno de los embajadores de la campaña «Los campeones no nacen, se hacen», Matthew tiene una idiosincrasia heterodoxa que queda patente tanto en su modo de hablar como en su forma de moverse.

«Para conseguir algo que no has tenido nunca, debes hacer algo que no has hecho nunca» comenta como si fuera lo más fácil del mundo o, al menos, la única forma de actuar que conoce.

Champion Article #4
«No hacer algo que no quieres hacer es una liberación…
A menos que sea ese sacrificio necesario para avanzar, para mejorar.
Desde pequeño quise dedicarme a esto, mientras que a mi hermano le interesaba más el fútbol».

Desde que se convirtiera en el bailarín principal de la compañía Royal Ballet, Matthew ha sido nombrado mejor artista emergente en los Critic’s National Dance Awards. Lo cual no es cuestión de suerte.

«No hacer algo que no quieres hacer es una liberación… A menos que sea ese sacrificio necesario para avanzar, para mejorar. Desde pequeño quise dedicarme a esto, mientras que a mi hermano le interesaba más el fútbol».

El perfeccionismo de Matthew influye también en la minuciosidad con la que se viste y las sensaciones que busca en su vestuario. «Necesito poder moverme en total libertad, con buenas telas y un buen corte. Y el calzado tiene que sentarme bien. Estos zapatos son más estilizados y refinados que la mayoría. Se adaptan a mi estilo de vida, donde prima la elegancia con un punto deportivo».